jueves, 9 de marzo de 2017

Georgia: Tbilisi: el centro histórico

Empiezo con el detalle de los puntos de interés del itinerario comenzando por la capital de Georgia. Tbilisi.

El vuelo de Lufthansa salió con un poco de retraso y llegué al aeropuerto de Tblisi pasadas las 3,30 de la mañana. Conseguí por 30 GEL que me llevara al centro un coche particular que inicialmente me pedía 45, de los que se colocan a la entrada del aeropuerto a la caza del turista. Ya viendo el estilazo de conducción se confirmaron mis sospechas de que conducir en Georgia iba a ser una odisea, pero me fui mentalizando para sobrevivir. 

Llegué al Hotel Sharden Villa, estratégicamente ubicado en pleno centro histórico, pegadito a la plaza Gorgasali.

DATOS PRÁCTICOS


ALOJAMIENTO

HOTEL SHARDEN VILLA
Leselidze Avenue 42,
Tbilisi, 0160, 
Tfno: 995577183219

Las habitaciones del hotel son muy confortables,
nuevas, cuidadas, impecables y el desayuno que se sirve en una terraza desde la que se ve toda la ciudadela, variado y con calidad. Definitivamente lo recomiendo.


La moderna Tbilisi es una ciudad muy agradable,con mucho ambiente en la calle, llena de bares y terrazas y amplia oferta gastronómica

RESTAURANTES

En Gorgasali Square estuve en dos:

SAMIKITNO
Es una cadena de comida georgiana con una carta variada y buen precio. El cartel esta en georgiano pero es muy visible: es una casa de dos pisos con unas escaleritas, un cartel con un helado y terraza fuera. Es muy popular entre los georgianos y se llena en seguida.

BCN HISPANIA
Es un restaurante de un español que tiene algunos platos españoles, algunos georgianos y cocina internacional. Sube bastante de precio. Tuve sentados detrás mio en una mesa al propietario y dos amigos y me gocé un conversación tipo Mauricio Colmenero. Pero eso no es culpa de ellos, que no sabían que entendía su idioma.

En la calle Kote Abkhasi 26:

MACHAKHELA
Es otra cadena de comida georgiana, especializada en Khachapuris. La carta es mucho menos variada que la de los Samikitno. La verdad es que a mi el Khachapuri me parece una bomba hipercalórica intragable.

OFICINAS DE TURISMO
Se merecen un 10  las oficinas de turismo de Georgia.  Están muy bien organizadas, te dan mapas, información práctica y el personal es muy colaborador.

CAMBIO DE MONEDA
Hay casas de cambio por todo Tbilisi, estación de Ortachala y aeropuerto incluido (estas últimas abiertas 24 horas).

CIBERCAFES
Prácticamente inexistentes en Tbilisi por razones que desconozco. El ultimo día tenía que imprimir unas tarjetas de embarque y casi me vuelvo loca. Gracias a los chicos de la Oficina de Información Turística pude localizar una de los escasísimos cibercafes de Tbilisi. Esta en la Besiki, perpendicular a la Avda. Rustaveli enfrente del Hotel Marriot. Luego vi otro cartel de internet café en un primer piso del numero 6 de la calle Leselidze (también conocida como Kote Afkhazi).

RECORRIENDO TBLISI

Después de unas horas de sueño, porque estaba como para que me llevaran a un punto limpio, tomé un almuerzo ligero en una sandwicheria cercana de la Plaza Gorgasali, ensalada tabuleh y un trozo de tarta de verduras y un zumo, y empecé mi recorrido por Tblisi.

Por su ubicación estratégica entre el Mar Negro y el Caspio, la capital georgiana, Tbilisi, ha sido punto de tránsito de árabes, mongoles, persas, rusos.

La ciudad está dividida por el río Mtkvari, con numerosos puentes que comunican sus dos orillas, como el puente Metekhi.





Foto: Puente Metekhi
Autora: Marta Leonor Vidal García


La zona histórica de Tbilisi (Kala) se localiza en los alrededores de la ciudadela Narikala, a la que se puede subir a pie o utilizando un teleférico con parada en el parque Rike.




Foto: Narikala
Autora: Marta Leonor Vidal García


ABANOTUBANI

Abanotubani es el lugar donde según la leyenda, se posó el halcón del Rey Vakhtang Gorgasali, fundador de la ciudad, que murió escaldado al caer a aguas sulfurosas, ya que aquí había manantiales subterráneos de aguas con hidrógeno sulfúrico. Sus baños termales curativos eran ya famosos desde época de los árabes (siglos VII - VIII) y llegó a haber 68 baños, que se redujeron a 6 en el siglo XVII.

La zona sigue manteniendo sus casas de baños de las que destacan sus cúpulas de ladrillo.





Foto: Baños de azufre
Autora: Marta Leonor Vidal García


En esta zona se conserva el Hammam Orbeliani de finales del siglo XVII, que toma su nombre de la familia propietaria, con una bonita fachada de azulejos azules, mosaicos y dos minaretes, una estampa que recuerda a las ciudades de Uzbekistán (..qué recuerdos...).




Foto: Hammam Orbeliani
Autora: Marta Leonor Vidal García

Cerca de allí, subiendo una cuesta, la Mezquita de Tblisi, de 1864, que al parecer es indistinta para las dos ramas principales del Islam, sunníes y chiíes. De visita en esta Mezquita me sonó el móvil con una mala noticia familiar.







Foto: Mezquita de Tblisi
Autora: Marta Leonor Vidal García

Un poco más arriba, el jardín botánico de Tbilis, un lugar agradable para el relax y que tiene una cascada.





Foto: Jardín botánico
Autora: Marta Leonor Vidal García


NARIKALA 

Continuando el recorrido por Narikala ("pequeña fortaleza") o 
Shuris Tsikhe ("fortaleza rival"), edificada en el siglo VI-VII sobre un emplazamiento más antiguo, construido por los árabes en el s. IV. 

Fotos: Fortaleza Narikala
Autora: Marta Leonor Vidal García

Fue ampliada en época Omeya, en el siglo VII y posteriormente durante el reinado de David IV de Georgia (1089-1125). La denominación "Narin Qala" se la dieron los mongoles.




Fotos: Fortaleza Narikala
Autora: Marta Leonor Vidal García

Como comenté, a la fortaleza se puede subir a pie o utilizando un teleférico con parada en el parque Rike. La subida a pie a la fortaleza Narikala por aquella interminable escalinata, en la que empecé a deshidratarme, acabó con una sorpresa agradable cuando al terminar de subir la cuesta me encuentro a un chico vendiendo expresos (2 GEL) en una furgoneta con un generador y una neverita con refrescos fríos. Muy buena idea. Esto se llama estudio de nichos de mercado e iniciativa emprendedora.


Foto: Muralla
Autora: Marta Leonor Vidal García


Dentro de la fortaleza se encuentra la Iglesia de San Nicolás, de finales del s. XII-principios del XIII.





Foto: Iglesia de San Nicolás
Autora: Marta Leonor Vidal García

Bordeando la iglesia quedan restos del recinto amurallado.







Foto: Fortaleza Narikala
Autora: Marta Leonor Vidal García


La estatua de la Madre Georgia (Kartlis Deda), de 20 metros de altura, erigida en 1958, se encuentra en un extremo de la Ciudadela. Reconozco que este tipo de estatuas guerreras tipo soviético (en Armenia tienen otra muy parecida) no me gustan nada.







Foto: Estatua de la Madre Georgia
Autora: Marta Leonor Vidal García


IGLESIA METEKHI

Atravesando el puente Metekhi, encontramos en la otra orilla la iglesia del mismo nombre, construida en 1289 por orden del rey Demetre II el Leal, sobre el enclave de una antigua iglesia del siglo V. "Metekhi" significa "el área cerca del palacio", ya que en el s. XII el palacio real fue trasladado cerca de aquí. En época soviética, la iglesia dejó de funcionar y fue utilizada como un teatro. Sin embargo, con la independencia de Georgia, recuperó el culto y es una iglesia ortodoxa activa.


Foto: Iglesia Metekhi
Autora: Marta Leonor Vidal García


Delante de la Iglesia se encuentra la estatua ecuestre del Rey Vakhtang Gorgelasi.







Fotos: Estatua ecuestre del Rey Vakhtang Gorgelasi
Autora: Marta Leonor Vidal García



LA CALLE KOTE ABKHAZI O LESELIDZE Y ALREDEDORES


La calle Kote Abkhazi, también llamada Leselidze, fue en época antigua la zona del Bazar y la arteria comercial de la ciudad. En el siglo XIX se la conocía como "Bazar Armenio" y sigue siendo una de las arterias del casco histórico de Tblisi, llena de tiendas de souvenirs y vinos y de restaurantes.

Una de mis primeras visitas en  Kote Abkhazi fue la Sinagoga de Tblisi, contruida en 1895-1903 por judíos georgianos de Akhaltsikhe que emigraron a Tbilisi a finales del XIX.












Fotos: Sinagoga de Tblilisi
Autora: Marta Leonor Vidal García

Muy cerca de la Sinagoga se encuentran la Iglesia Ortodoxa de Jvaris Mama y la Iglesia Armenia de Norashen, que están una frente a la otra. 

La Iglesia Armenia de Norashen, construida en 1251, estaba cerrada en mi visita. Al parecer llevaba mucho tiempo sin uso y los trabajos de restauración empezaron en 2015.



Foto: Iglesia Ortodoxa de Jvaris Mama
Autora: Marta Leonor Vidal García

La Iglesia Ortodoxa de Jvaris Mama, del siglo XV, ocupa el enclave donde estuvo una antigua Iglesia del siglo V. Toma su nombre de una Iglesia Georgiana de Jerusalén. Sus frescos, de llamativos colores, han sido objeto de restauración reciente.










Fotos: Iglesia Ortodoxa de Jvaris Mama

Autora: Marta Leonor Vidal García


Anteriores entradas: Georgia y Armenia en 20 días

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada